Los Maicillos de mi Abuelita

Hace unos días fui a comprar harina integral y cuando estaba viendo el estante me encontré con una bolsa de harina de maíz, la tomé y la compré pensando en que de todas maneras haría algo con ella.

Maicillos

Camino a casa mi cabeza daba vueltas con una sola idea, sí, Maicillos, pero de esos que hacía mi abuelita.

Si hay algo que recuerdo de mi abuelita es lo mucho que le gustaba bordar, hacía cosas lindas, creo que antiguamente toda mujer debía saber bordar, hoy en día no conozco mucha gente que lo haga. Bueno, yo todavía la veo a ella sentadita cómodamente, con un buen trozo de tela y con una lata antigua de galletas llena de hilos de colores. Cuando mi abuelita se fue hace ya unos años, heredé esa cajita, con todos los hilos y hasta con algunos patrones…la tengo bien guardada.

Lo que no puedo recordar de ella es su afición a la cocina, según mi mamá, mi abuelita cocinaba muy rico, pero supongo que en algún momento dejó de hacerlo porque no me acuerdo de ella en la cocina. Pero lo que sí me acuerdo es su batán y me acuerdo que en ese batán hacían un ají a base de huacatay y maíz.

Otra cosa que recuerdo son los maicillos, que eran unas galletitas o masitas a base de harina de maíz, eran en forma de estrella y gorditos. Tenían una textura áspera, se comían con manjarblanco (dulce de leche) y cuando los mordías, se desarmaban y se desmoronaban en tu boca. Me acuerdo de ese sabor a maíz que te dejaba esa sensación en la garganta como cuando se come canchita, no el pop corn, la canchita, esa que se hace tostando el maíz seco.

Cuando compré la harina de maíz no hacía más que pensar en hacer los maicillos. Cuando mi abuelita los hacía molía en el batán el maíz blanco seco y luego lo pasaba por una tela para cernirlo, quedando así una harina muy fina. Lo mismo hacía con el azúcar, la molía en el batán y la cernía por ese pedazo de tela. Menos mal que la modernidad ha llegado, porque no me veo haciendo todo eso, es más, los batanes ya no existen en las casas, ahora se usa licuadora o procesador.

Para quienes no conocen el batán, se trata de una piedra en forma de media luna, esta piedra se pone sobre lo que querías moler y se mueve  de una lado a otro, como meciéndola, por ello la necesidad que tenga forma de media luna. Yo recuerdo que mi abuelita ponía lo que fuera a moler sobre una mesa o base de piedra y sobre ella movía la piedra e iba moliendo y moliendo.

Cuando llamé a mi mami para pedirle la receta me dijo que ella los hacía con fécula de maíz y con azúcar en polvo. Le dije que yo había conseguido harina de maíz y que quería hacerlos tal cual los hacía la abuelita. Fue corriendo a buscar la receta y menos mal la tenía completa, y lo que es mejor, en gramos. Yo tenía mis dudas, tenía miedo que no fuera con medidas, y que sea de esas recetas que te dicen “al ojo”.

Bueno, el sábado hice los maicillos y el domingo que fue el Día de Madre los llevé para que mi mami y mis tías los probaran. Todas me dijeron que eran tal cual los de mi abuelita, espero sea cierto y no me lo hayan dicho solo para que no me sintiera mal. Pero igual les puedo decir que cuando los probé sentí ese sabor que estaba esperando, ese sabor que me recordaba a mi abuelita.

Pero saben, es un sabor especial, creo que son de esos sabores que uno se acostumbra desde la niñez y que llegan a formar parte de ti. Se los digo porque cuando mi esposo los probó no le gustaron, así es, puso esa cara que ponen mis hijos cuando comen algo por primera vez y descubren un sabor que nunca antes habían experimentado. Bueno, eso le pasó a él, finalmente hice algo que no pasó su control de calidad…ja,ja,ja.

Hacer los maicillos es muy fácil, claro, sin usar el batán. Hay que cernir sobre la mesa la harina de maíz junto con el azúcar en polvo y la canela molida. Si desean esto lo pueden hacer en un procesador, pero yo quise hacerlo a mano, creo que tenía que hacerlo así.

Se hace un hueco en el medio de la harina, como quien hace un volcán y se coloca ahí los huevos ligeramente batidos, la manteca y el pisco. Mi abuelita usaba manteca de chancho, yo usé la versión de manteca vegetal. Ojo que no es ni mantequilla ni margarina, es grasa. En cuanto al pisco, si no tienen pueden usar cualquier otro licor.

Con la mano van a ir juntando la manteca con los huevos y poco a poco van jalando un poco de la harina. Les recomiendo que solo usen una mano para hacer esta mezcla y con la otra vayan empujando la harina.

Luego hay que ir amasando, al principio cuesta un poco porque parece que todo se desmorona, pero poco a poco se irá formando la masa. Van juntando los trozos de masa y van presionando para unirla, harán esto hasta que la masa les quede suave y fácil de trabajar.

Estirar la masa sobre la mesa. Yo la espolvoreé con un poco de harina de maíz pero creo que no era necesario. Bueno, primero la estiran con la mano presionando y presionando y luego pasan el rodillo para emparejarla. Deben estirar la masa para que quede de más o menos medio centímetro de espesor.

Cortar con el cortapastas que quieran. Yo usé uno redondo, el mismo que uso para los alfajores. Luego colocan los macillos sobre una placa para horno con silpat o forrada con papel manteca. Supongo que mi abuelita no usaba silpat.

Para darle la forma de estrella, primero hay que cortarlo redondo, luego toman esa masita entre los dedos y van presionando los bordes para formar las puntas de las estrellas. Dependiendo del tamaño de sus dedos, podrán hacer estrellas de 5 o 6 puntas.

Claro que si quieren pueden darle otra forma. Como los maicillos los llevaríamos al almuerzo por el Día de la Madre, Adriana cortó los maicillos en forma de corazón.

Hornear en horno precalentado en 350°F/180°C por 10 minutos. No deben quedar dorados, casi no cambian de color, sólo deben asegurarse de que estén duros al tacto (sin quemarse por favor).

Retirar, dejar entibiar en la placa para horno y luego pasarlos a una rejilla para que enfríen. Si ven bien, los bordes tienen trazos rojos, eso es porque el cortador tenía una pincelada de colorante rojo, como los maicillos no tienen color, le quise dar un toque diferente, pero no me gustó cómo quedaron, así que los primero tuvieron ese rojo pero el resto ya no.

Una vez fríos y antes de comerlos, hay que ponerles abundante manjarblanco, luego cerrar los ojos, morderlos y comenzar a recordar a la abuelita.

Hacer click aquí para obtener la receta de los Maicillos.

Anuncios

Acerca de Nydia

Cuando era soltera, rara vez cociné en casa de mis padres, pero cuando me casé tuve que entrar a la cocina, sobre todos los fines de semana que era cuando mi esposo y yo almorzábamos en casa, juntos preparábamos el almuerzo. Y así, poco a poco encontré el gusto a la cocina con la repostería, porque con ella puedo engreír a mi familia y sobre todo endulzarles la vida.
Esta entrada fue publicada en Galletas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Los Maicillos de mi Abuelita

  1. Los maicillos look delicious and beautiful, Nydia! Everything with dulce de leche is wonderful.

  2. Acaramelada dijo:

    !que receta mas curiosa!, me ha encantado y es apta para celiacos, genial. Me la apunto para rememorar a tu abuela. besos Acaramelada

    • Nydia dijo:

      Sí, es verdad, aunque siempre tengo la duda con lo del azúcar en polvo que ya viene embolsada, no sé si le ponen algún ingrediente que la pueda restringir, pero bueno, siempre hay la opción de moler uno mismo el azúcar.

  3. Queta Mazoza Allemant dijo:

    Si me gusto pero necesito reposteria vegetariana., xq estoy a dieta., xfis Bendiciones Mil

  4. Me encanta que hayas hecho una receta de tu abuela. Me hicieron acordar a las colaciones de aca (que es la receta de tu mama me parece). Los sabores de chico son algo especial y tal cual lo describiste! Y las cosas bordadas de antes, eran increibles.

    • Nydia dijo:

      Creo que sí, se parecen a las colaciones, por lo que he podido de ver de las recetas son muy parecidas, la diferencia en verdad está en el uso de la harina de maíz.

  5. I’ve never tried these before but they look so lovely Nydia and of course I am a fan of anything served with dulce de leche 😀

  6. Nami | Just One Cookbook dijo:

    Enjoyed learning new cookies, and now I’m curious how it tastes like with white corn meal. I will most likely have an issue with portion control. 🙂 I love your nail color too. Hehee.

  7. dezazu dijo:

    Acabo de encontrar tu blog y me ha encantado, asi que para no perderme nada te sigo desde ya!!
    Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito
    Un Saludo
    dezazu.blogspot.com.es

  8. Jessa dijo:

    Buscando recetas de maicillos llegue a tu blog me encanto tu receta y tu estilo de escribir “) Y tengo una pequeña consulta ; me podrias dar las medidas para hacer los maicillos
    Gracias

    • Nydia dijo:

      La verdad es que no hay medida fija, depende de cómo los quieras. Mi mami usaba una copita de pisco para cortarlos, mi abuelita hacía bolitas con la mano y luego le daba forma de estrellas. Yo usé un cortador redondo, de los mismo del alfajor, debe medir unos 2 o 2.5 cm de diámetro.

  9. Mi abuela materna, cuando yo era pequeña, hacía todos los años su “gran viaje” a la sierra, ella y mis abuelo eran ayacuchanos, se iban a pasar la fiesta de la Virgen de las Nieves. Al regreso de su viaje llegaban cual mercaderes del viejo oriente, cargados de todo lo inimaginable que puedas hallar el la serranía ayacuchana y la costa arequipeña: cancha, cebada, trigo, ocas, mashua, charqui, quesos de todo tipo, harina de cebada (famosa maishca), aceitunas, frutas, ufff pero lo más delicioso eran los dulces, rosquitas saladas y dulces, esponjosos bizcochuelos de caja y MAICILLOS!!! simples y exquisitos. Gracias por remontarme en el tiempo unos 40 años atrás.

    • Nydia dijo:

      Siempre que como maicillos me acuerdo de mi abuelita, pero creo que hay que acostumbrarse al sabor, nosotros los comíamos desde que tengo uso de razón, con manjarblanco. No hay nada que hacer que los olor y los sabor siempre nos hacen remontarnos a nuestras días de infancia.

  10. jeannettemgp2012 dijo:

    Y también recuerdo ese ají que mencionaste en tu artículo, no se exactamente su nombre, creo que era JALLPA o JAIPA, no lo recuerdo exactamente, pero en casa lo comiamos cuando se preparaba SANCOCHADO. Mi abuela era una trome, pero lamentablemente no tengo ni una receta de ella.

Si te gustó mi publicación o tienes alguna consulta, déjame tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s