Tres Leches

Así como hay películas clásicas, esas que se pueden ver una y otra vez, hay también postres clásicos, que nunca faltarán en los recetarios de familia.


Y lo clásico muchas veces cruza fronteras. Así, uno de esos clásicos es el Tres Leches, popular en Latino América y el mundo.

Siempre digo que los platos de familia son complicados de hacer, porque uno tiene tan arraigado en el paladar el sabor de lo que se hace en casa, que cuando lo pruebas en otro lado, fuera de casa, no siempre es lo mismo.

Sin embargo, puedo decir que el Tres Leches es prácticamente igual en todas partes, una receta sin secretos ni complicaciones, que gusta a todos, no importa dónde te lo sirvan, dónde lo comas.

Claro que hay variantes, como hacerlo de chocolate, de lúcuma y hasta de algarrobina. Con tres, cuatro y hasta cinco leches. Y es que es un postre que se presta a hacerle variantes, pero el tradicional es el que les traigo hoy.

Bueno, la verdad es que la receta del Tres Leches está en este blog desde el 2011. Es una de las primeras recetas que publiqué y tuvo mucho éxito. Pero hoy me siguen pidiendo y preguntando por la receta y siempre les digo que ya está aquí. Supongo que como es muy antigua, ya no se ve. Así que hoy la voy a reflotar con todo y video.

Hay algo que se debe tener en cuenta con este postre, es dulcísimo, y así es y así debe ser. Es por eso por lo que no lo decoro ni con chantilly ni con merengue, que es lo más popular. Yo prefiero ponerle chocolate amargo rallado (al 70%), para así contrarrestar un poco el dulzor, además de servirlo con frutas que tienden a ser un poco ácidas.

Importante a tener en cuenta es que este es un postre que debe servirse frío. Es imprescindible que una vez que esté bañado y frío (sin decorar), se tape y se ponga en la refrigeradora, de preferencia hasta el día siguiente. Este es de esos postres que mejoran si esperas un día más. Además, el que esté muy frío ayuda también a que no se sienta tan dulce.

Ahora bien, si quieren una versión light, no hay, bueno, si quieren pueden usar harina integral, panela (ojo, le cambiaría el sabor) y hasta usar leches bajas en grasa, pero que tendrá su buena cantidad de calorías, siempre la tendrá

Y ahora seguro también me preguntarán, ¿y si soy intolerante a la lactosa? Veamos, por suerte hoy en día hay leches alternativas. Entonces, sí, pueden usar leche de almendras para el bizcochuelo y para bañarlo pueden usar leche evaporada sin lactosa, leche condensada de coco y crema de coco o crema de leche de avena. ¿Saldrá igual? No lo sé, pero sí es una alternativa para quienes no pueden consumir lactosa.

En esta oportunidad he usado una leche evaporada buenísima, me ha encantado su textura y sabor, porque es bien cremosa, además que esta sí contiene leche de verdad. Es una leche que me regaló mi prima Ela, es importada, pero la he visto que la venden en los supermercados, por si se animan a usarla.

El paso a paso para preparar este delicioso Tres Leches lo pueden ver en este video.

Y aquí tienen la receta completa para que la puedan imprimir:

Tres Leches

Ingredientes:

  • 1 taza de harina sin preparar (sin agentes leudantes) (125 g)
  • 1 1/2 cucharadita de polvo de hornear (7 g)
  • 4 huevos
  • 1 taza de azúcar (200 g)
  • 1 cucharadita de vainilla (5 cc)
  • 2 cucharadas de leche (30 cc)
  • 1 lata de leche evaporada (386 g)
  • 1 lata de leche condensada (395 g)
  • 1 taza de crema de leche (250 cc)

Preparación:

  1. Engrasar un molde de 13 x 9 pulgadas. Si se va a querer desmoldar, forrar además con papel manteca y engrasar.
  2. Precalentar el horno a 325°F/160°C.
  3. En un tazón cernir por tres veces la harina con el polvo de hornear. Reservar.
  4. En el tazón de la batidora, colocar los huevos junto con el azúcar y batir hasta que estén bien espumosos (punto letra/cinta), aproximadamente por 10 minutos.
  5. Retirar el tazón de la batidora, agregar los ingredientes secos en dos tandas, alternando con la leche y la vainilla y mezclar con la espátula en forma envolvente.
  6. Verter la masa en el molde y hornear por aproximadamente 30 a 40 minutos, hasta que, al insertar un probador, este salga totalmente limpio.
  7. Mientras el bizcochuelo se hornea, en un recipiente mezclar la leche evaporada con la leche condensada y la crema de leche.
  8. Retirar el bizcochuelo del horno y en caliente, perforar con un palito o tenedor, verter la mezcla de las leches procurando cubrirlo todo y dejar enfriar.
  9. Si se va a desmoldar, una vez salido del horno, dejar que entibie, desmoldar sobre un plato un poco hondo, retirar el papel, perforar y bañar con las leches.
  10. Cubrir con film y refrigerar de un día para el otro.
  11. Justo antes de servir, retirar del refrigerador, retirar el film y espolvorear con chocolate rallado. Servir acompañado de frutas.

Anuncios

Acerca de Nydia

Cuando era soltera, rara vez cociné en casa de mis padres, pero cuando me casé tuve que entrar a la cocina, sobre todos los fines de semana que era cuando mi esposo y yo almorzábamos en casa, juntos preparábamos el almuerzo. Y así, poco a poco encontré el gusto a la cocina con la repostería, porque con ella puedo engreír a mi familia y sobre todo endulzarles la vida.
Esta entrada fue publicada en Postres y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Si te gustó mi publicación o tienes alguna consulta, déjame tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.